Home Quienes somos Contactar
Español English
facebook twitter youtube Pinterest rss rss

Dyson combate la contaminación con un nuevo purificador de aire

Publicado el 12/07/2021

 

Dyson ha creado una generación de purificadores diseñados para combatir la contaminación en interiores como puestos de trabajo, clases y hogares diseñado para proporcionar una filtración de alta calidad y una proyección potente que complementa a los sistemas de climatización existentes y ofrece un ambiente más limpio y purificado.

Los ingenieros de Dyson han rediseñado la circulación del aire en este aparato para conseguir un filtro estándar HEPA 13 completamente sellado que no solo garantiza la pasada del aire por el filtro y bloquea posibles puntos de fuga. Un nuevo sensor de formaldehído en estado sólido trabaja en conexión con el exclusivo algoritmo de Dyson para controlar selectivamente los niveles de formaldehído e ignorar otros gases que se detectan mediante de un sensor COV. Además, las mejoras en la circulación del aire hacen que este aparato sea un 20% más silencioso sin afectar al rendimiento de la purificación. 

El vicepresidente del cuidado del medioambiente en Dyson, Alex Knox, explica que “conforme vamos volviendo a nuestros espacios de laborales o personales queremos asegurarnos de que están limpios. Dyson ha diseñado un aparato que responde a estas peticiones asegurando un aire más limpio y purificado gracias a HEPA Formaldehyde”.



Espacios más limpios
 

La ventilación adecuada, el aumento de la circulación del aire y evitar puntos de contacto son prioridades tanto de los responsables de los establecimientos como de los consumidores. Estimular la ventilación abriendo las ventanas puede causar que el aire exterior en mal estado entre dentro, mientras que los sistemas de ventilación integrada puede que no tengan un filtro adecuado. Desde las partículas que desprenden las impresoras hasta los gases residuales de formaldehído de los muebles; Dyson ha trabajado en un nuevo rango que tiene en cuenta los espacios cotidianos.  
 


Filtro HEPA en toda la estructura 
 

En los nuevos purificadores de Dyson, además del filtro en sí, toda la estructura cumple con el estándar HEPA H13 capturando el 99,95 % de las partículas con un tamaño de 0,1 micrones como bacterias alérgenas, virus H1N1*, polen y esporas de moho.

Detección y destrucción precisa del formaldehído


Además de los sensores de partículas COV NO2, de temperatura y de humedad, la integración del sensor inteligente de formaldehído asegura una detección de esta sustancia contaminante para la preservación del aparato. Mediante una célula electroquímica, el sensor de formaldehído de Dyson no se seca y su algoritmo único e inteligente coteja los datos cada segundo, de modo que detecta selectivamente para evitar confundirse con otras partículas COV. Además, el filtro de oxidación catalítica selectiva destruye sin parar el formaldehído a nivel molecular.



Un 20 % más silencioso
 

Mediante varias pruebas en la cámara del sonido en el Centro de Desarrollo Dyson en Malasia, el aparato fue rediseñado para ser un 20 % más silencioso mediante el ensanchamiento de la apertura y la mejora de su geometría. 

Tecnología multiplicadora del aire al utilizar la tecnología Air Multiplier™ de Dyson, el aparato es capaz de proyectar aire purificado en cualquier rincón de la casa. El modo automático permite que mantenga la habitación en la temperatura y  los niveles de calidad del aire deseados, mientras que la aplicación Dyson Link y la activación del control por voz ayudan a evitar puntos de contacto y posible contaminación.



Diseñado para espacios reales 
 

La industria media para pruebas de purificación del aire mide el rendimiento gracias a un test de laboratorio realizado en una cámara compacta de 12m², con un ventilador de techo para que el aire circule y un sensor dentro de la habitación que mide la calidad del aire. Por otro lado, el test POLAR de Dyson se aplica en una habitación más grande de 27m², sin ningún ventilador y emplea ocho sensores en las esquinas de la habitación y un sensor en el centro para recoger la información sobre la calidad del aire.
 

Volver